Mariela Ferreyra reflexionó sobre los casos de abuso sexual que sacuden a la opinión pública

116

La diputada provincial Mariela Ferreyra manifestó su preocupación por el incremento de los hechos de violencia de género en Jujuy y repudió lo acontecido en las últimas horas en la localidad norteña de Tilcara y en Capital Federal, en donde dos mujeres fueron objeto de abusos sexuales a plena luz del día y en lugares de gran afluencia de público.

En Tilcara una mujer fue engañada por un hombre que se ofreció a llevarla hasta un lugar donde supuestamente se encontraban sus amigos o gente conocida, pero en el trayecto desvió su camino para tomarla por la fuerza y someterla a sus bajos instintos en un lugar poco visible y aprovechando los ruidos característicos del festejo del carnaval. Hasta el momento, la Policía no ha podido identificar al agresor sexual.

En tanto, en Palermo, barrio tradicional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, una joven de 20 años fue violada por un grupo de seis varones a plena luz del día, en un hecho sin precedentes y que causó una gran indignación por la impunidad con la que se movieron los victimarios al momento de consumar el hecho.

“Estas dos situaciones que se plantearon en los últimos días son una muestra de cómo este tipo de acciones delictivas contra las mujeres se van incrementando ante la pasividad de la Justicia”, subrayó la legisladora del Bloque Justicialista.

Ferreyra sostuvo además que “lo ocurrido tanto en el norte de Jujuy como en la Ciudad de Buenos Aires, y que han generado las más variadas reflexiones, críticas y rechazos, es algo que nos debe servir como un llamado de atención y para reflexionar profundamente como sociedad”.

“Estoy convencida que para los violadores las penas deben ser estrictas y más duras, porque por lo general las condenas terminan siendo muy exiguas en tiempo, mientras que sus víctimas llevan consigo el trauma de lo vivido durante el resto de sus vidas”, remarcó.

“Estamos siendo testigos de un nivel de violencia de género inusitado, de una falta de humanismo que sorprende y de un salvajismo extremo. Ni en el mundo animal se ven estas reacciones impropias al de un ser humano”, opinó.

“Estos lamentables acontecimientos nos deben servir para interpelarnos como sociedad y tomar real conciencia del daño irreparable que sufren las víctimas de la violencia de género en sus más diversas formas. Estoy convencida que la Justicia es una de las llaves para dar batalla contra este flagelo, porque de ella depende la severidad de las penas para quienes cometen abusos contra la integridad física de una mujer”, acotó.

Por último, la legisladora justicialista abogó por la aplicación de penas duras contra los abusadores y violadores de la mujer que sufrió el sometimiento sexual en Tilcara y de la joven porteña abusada por seis hombres en Palermo, “por la premeditación que ejercieron, por el abuso sexual y el sometimiento traumático a sus indefensas víctimas”.