Mariela Ferreyra cuestionó al municipio capitalino por ponerle fin al proyecto de reciclado en Bajo La Viña

58

La diputada provincial Mariela Ferreyra, que preside la Comisión de Medio Ambiente de la Legislatura de la Provincia, manifestó su malestar por el accionar de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, que intimó al centro vecinal de Bajo La Viña, para que retire los contenedores de botellas plásticas que habían distribuido en distintos lugares del barrio, a partir de un proyecto que se propone básicamente el reciclado. La intimación es por “ocupación indebida del espacio público”.

La legisladora, preocupada por el accionar de la Dirección de Higiene Urbana del municipio, expresó principalmente que “lo primordial en este tema es que cuando una acción está bien realizada, no importa quien la haga, lo que importa es replicarla, potenciándola, sobre todo teniendo en cuenta que las leyes ambientales promueven la conciencia y la educación ecológica entre los ciudadanos, y los insta al trabajo genuino desde los sectores sociales y privados”.

Y continuó: “Esta medida, lejos de promover acciones que le hacen bien al medio ambiente, las combaten porque no le pertenecen al municipio. Es totalmente irrisoria”.

Ferreyra destacó las bondades de este proyecto que lleva adelante desde hace varios años el Centro Vecinal de Bajo La Viña, resaltando el compromiso del sector privado y el trabajo de los recuperadores en este caso.

Cabe mencionar que el Centro Vecinal recibió una intimación, “por ocupación indebida de espacio público y por las acciones aisladas de transeúntes que ocasionalmente arrojan residuos”, explican los responsables. Así es que se debieron retirar los contenedores de los distintos puntos verdes del barrio, donde se recolectaron y pre clasificaron más de 6000 kilos de plástico, que fueron efectivamente reciclados en Ecopek.  Además, el material reciclado, se destinó a la mejora de la iluminación del barrio. Esta acción conjunta con los vecinos  permitió iluminar más de 40 cuadras.

Los resultados positivos de este proyecto son tangibles, por lo que el Centro Vecinal lamentó tener que poner fin a esta acción, y agradeció a la empresa Valerza y su compromiso, y a cada uno de los vecinos que se comprometió y participó.

Este proyecto además colaboró con la generación de trabajo genuino para los recuperadores, un círculo virtuoso en ese sentido.

“Aquí ven una bolsa de basura que tira un transeúnte y no ven todas las bondades del proyecto. Deberían sumarse a trabajar para que nadie más tire basura, y en todo caso usar el espacio público para este fin, porque en definitiva es de todos”, expresó la diputada.

Ferreyra manifestó finalmente, su deseo que esta medida se  revea, y que por otro lado se promueva el apoyo a estas acciones de los vecinos para colaborar con la transformación y con el desarrollo de la ciudad.