Los jubilados no son variable de ajuste, dijo el Presidente al anunciar un bono de 5.000 pesos

122

El presidente Alberto Fernández aseguró que al Gobierno nacional le «preocupa mucho la situación de los jubilados» y no quiere que sean «la variable de ajuste» ante el incremento de precios, al anunciar el pago en agosto de un bono de 5.000 pesos para los trabajadores retirados.

Al encabezar un acto en el Club Social y Deportivo Ituzaingó de la localidad de Temperley, en el partido bonaerense de Lomas de Zamora, Fernández comunicó que el Gobierno reconocerá además a las mujeres «el aporte de un año por cada hijo para acceder más rápidamente a la jubilación».

Con el bono, quienes perciben una jubilación mínima en agosto cobrarán 28.065 pesos, mientras que quienes tengan ingresos de dos haberes mínimos percibirán 51.130 pesos.

De este modo, las personas que cobran el haber mínimo tendrán en agosto un ingreso 47% superior al que tenían en diciembre de 2020.

De acuerdo a los datos de la ANSeS, el nuevo refuerzo a los ingresos alcanzará al 83% de las y los jubilados y las y los pensionados.

Este bono se suma a los otorgados en diciembre de 2019 y enero de 2020, también de 5.000 pesos, para quienes cobraban el haber mínimo; en abril de 2020, de 3.000 pesos para los haberes más bajos, y en abril y mayo pasados, de 1.500 pesos para quienes percibían hasta 1,5 jubilación mínima.

«Ustedes están acá porque somos el Frente de Todos, el Gobierno de todos, y todos hacemos falta en la gestión de levantar la Argentina y nadie sobra», dijo Fernández.

El jefe del Estado destacó precisamente que en ese lugar, hace dos años y en la campaña presidencial, prometió que «en la Argentina los jubilados no iban a pagar más por sus medicamentos» porque la clase pasiva debía optar en aquel momento entre «pagar la luz o comprar remedios».

Unos 3,5 millones de jubilados tienen medicamentos gratis y en promedio un afiliado del Programa de Atención Médica Integral (PAMI) ahorra el 18% de una jubilación mínima por esa medida.

«No queremos que la inflación perversa que hemos heredado no carcoma los haberes jubilados», indicó el mandatario, y ejemplificó con la aprobación de la ley de Zonas Frías «con una rebaja en la tarifa de gas del 50%», además de garantizar que «la tarifa no subiera» y que «dejarán de pagar el Impuesto a las Ganancias muchos jubilados y trabajadores».

Fernández aseguró que su voluntad es que los jubilados «vivan dignamente» y agregó que no se arrepentía de «haber elegido la gente» por sobre la economía ante el desafío que presentó la pandemia de coronavirus.

«Muchos me criticaron cuando dije que entre bancos y jubilados elegía a los jubilados, y entre salud y economía elegía salud, porque elegía la vida antes que la muerte, y no me arrepiento porque voy a luchar todos los días para que vivan con más salud y vivan bien», completó Fernández.

Por otra parte, destacó que «más del 90% de los adultos mayores de 60 años» de todo el país ya están vacunados contra el coronavirus, y reseñó que las primeras vacunas «fueron para los adultos mayores, que son los que estaban en riesgo».

Fernández recordó que cuando asumió el Gobierno recibió un país «en una situación muy crítica» y advirtió que en la política existe una dimensión «ética» que «supone interpretar que intereses se representa».

«Una sociedad que no piensa en los adultos mayores perdió la ética, la que no reconoce al que alcanzó la madurez y no le da tranquilidad necesaria para tener una vida tranquila no es una sociedad ética», resumió.

«Entramos con muchas fuerzas el 10 diciembre y con la pandemia en marzo advertimos todo lo que faltaba en la Argentina», contó Fernández, y rememoró que con los gobernadores apuntaron a «construir hospitales modulares donde no los había», además de la ampliación en el país de «camas de terapia intensiva y respiradores».

Y agregó: «Pasamos la primera ola y ningún argentino que se contagió le faltó la atención médica que merecía».

«Seguimos buscando vacunas en todas partes del mundo», señaló, y puntualizó que «cada vez hay más vacunas, cada vez más gente está vacunada y con más velocidad», e informó que hoy el 50% de la población «en la Argentina por lo menos recibió una dosis».

«Como dice Cristina (Fernández de Kirchner) vamos a volver a ser felices», resaltó el Presidente, y sostuvo que el Gobierno nacional «cuida» a los jubilados cuando decidió lanzar el programa Casa Activa, que consiste en la construcción de lugares comunes con departamentos de uno y dos ambientes donde los adultos mayores encuentran todo lo que necesitan y conviven con sus pares.

«Una sociedad que no piensa en sus adultos mayores ha perdido la ética», dijo el jefe de Estado, y se comprometió a «trabajar» por ellos «hasta el último día» de su mandato.

Por otra parte, remarcó que los gobernantes son «peleadores con el Fondo» Monetario Internacional porque esa lucha es «por ustedes» y «por la Argentina», y refirió que cuando pone «una firma» sabe que compromete «a generaciones de argentinos».

«No queremos que ese acuerdo sea a costa del pueblo argentino. Me llama la atención porque los mismos que tomaron esta deuda andan por España explicándome como debo que negociar, la verdad que sería buenísimo que no nos hubieran metido en la deuda, nos hubieran hecho un gran favor», graficó en referencia a la presencia del expresidente Mauricio Macri en Europa.

Junto al Presidente participaron del acto el gobernador bonaerense Axel Kicillof; la directora ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta; la directora ejecutiva del PAMI, Luana Volnovich; y el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. (Télam)