El Presidente ordenó querella por la deuda, impulsó cambios para Justicia y tarifas desdolarizadas

242

El presidente Alberto Fernández anunció hoy, al inaugurar el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso, que dio instrucciones para iniciar querella criminal a fin de determinar «los autores y partícipes» del endeudamiento externo, pidió al Congreso que «asuma su rol de control cruzado sobre el Poder Judicial», al que propuso reformar con una serie de iniciativas, y anunció que impulsará una ley para «desdolarizar» las tarifas de los servicios públicos regulados.

«Debíamos enfrentar el incendio sabiendo que otros habían terminado con el agua», advirtió el jefe de Estado en el inicio de su discurso, que se extendió por el término de 1 hora y 50 minutos, en una frase que apuntaba a describir el punto de partida del gobierno en un año particularmente difícil, por la pandemia y la situación económica con la que arrancó.

«A pesar de este panorama, y gracias al aporte solidario de millones de argentinas y argentinos, pudimos desplegar medidas sanitarias, económicas y sociales», remarcó Fernández, quien priorizó como uno de los ejes iniciales de su discurso la necesidad de frenar el proceso cíclico de endeudamiento.

«Para que pongamos fin a las aventuras de hipotecar al país es necesario que endeudarse no sea gratis», subrayó.

«Que los responsables (de endeudar al país) rindan cuentas de sus actos y dejen de circular impunes, dando clases de economía en el país y en el mundo», agregó.

Sobre este punto, el Presidente informó a la Asamblea Legislativa que había instruido «para que las autoridades pertinentes formalmente inicien querella criminal» contra los «autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra».

«Ahora sabemos, por boca del mismísimo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (por Mauricio Claver-Carone, hoy titular del BID) que la administración Trump impulsó el otorgamiento de semejante préstamo para favorecer al entonces presidente Macri en la búsqueda de su reelección», recordó el mandatario.

Durante el desarrollo de la Asamblea Legislativa, hubo varios momentos de aplausos, el primero de los cuales sonó cuando Fernández dijo que había ordenado iniciar una querella criminal para los responsables de contraer el préstamo con el FMI.

Horas después, desde el Banco Central informaban que habían remitido a la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y a la Oficina Anticorrupción la documentación sobre la deuda tomada con el Fondo.

Pero en la sesión también se vivió alguna situación tensa, como la que motorizó el diputado Fernando Iglesias (PRO-CABA) al interrumpir al jefe de Estado cuando hablaba de deuda.

Fernández frenó la lectura, miró hacia el recinto y le dijo al legislador: «Tuvo cuatro años para hablar; ahora déjenme hablar a mí».

Más allá del cruce personal con el legislador, el mandatario cuestionó acciones y dichos del ala más dura de la oposición: «Cualquier razón se volvió válida para incitar banderazos y romper los protocolos impuestos con la sola idea de deteriorar la credibilidad del gobierno», señaló Fernández al referirse a la pandemia y las medidas oficiales dispuestas para enfrentarla.