“La Legislatura necesita contar con una oposición fuerte que controle mas las acciones del ejecutivo”

394

“Mariela Ferreyra y el sector que represento está dentro del Partido Justicialista”, con esta frase contundente la actual diputada provincial del Frente de Todos – PJ ahuyentó diversos rumores que daban cuenta de su distanciamiento del partido y de la conformación de una lista extrapartidaria. Por el contrario, aseguró que para las elecciones que se avecinan acompañará a la lista consensuada por la conducción del PJ Distrito Jujuy.

La legisladora aclaró que desde su espacio trabajó denodadamente el año pasado para zanjar las diferencias que mostraban distintos sectores en pos de la ansiada unidad, ésa que necesitó el PJ en las elecciones generales de 2019 para recuperar la gobernación de la provincia y que no se pudo concretar por un margen apretado de votos. “Me apena que yo como otros tantos dirigentes no hayamos podido cumplir ese cometido para la próxima contienda”, lamentó.

Al hacer un análisis sobre ello, Ferreyra afirmó que a partir de esta división que muestra el PJ, el oficialismo gobernante en la provincia se termina fortaleciendo. “Divide y reinarás, reza un proverbio tan viejo como cierto”, reflexionó, y al hacer una autocrítica dejó entrever que existió una falta de madurez política en la dirigencia de los distintos sectores del peronismo que irán a las urnas el próximo 27 de junio con frentes propios.

No obstante, se mostró optimista en cuanto al futuro del PJ en el 2023. “Soy una dirigente positiva y propositiva, por ello estoy convencida que el peronismo recuperará el gobierno provincial dentro de dos años”, opinó, aunque advirtió que para que se cumpla ese gran objetivo el único camino posible será la unidad.

En un intento por explicar el resultado negativo de los esfuerzos que se hicieron por alcanzar la unidad, la diputada y dirigente justicialista adjudicó esta situación a las pretensiones políticas de algunos dirigentes representativos de los diferentes sectores internos. “Lamentablemente, los intereses individuales se antepusieron a los intereses colectivos, y esa es una de las principales diferencias que no se pudieron subsanar puertas adentro”, agregó.

Sobre la relevancia de las elecciones intermedias que se vienen, Ferreyra admitió que para el peronismo se trata de una instancia superlativa, “porque es necesario incorporar más legisladores justicialistas para un mayor control de los actos de gobierno del Ejecutivo, para tratar los proyectos de la oposición que actualmente son cajoneados por el oficialismo, y para evitar un posible intento de Morales de avanzar con una reforma de la Constitución que le garantice su reelección”.

“Esto sería un golpe muy duro para la democracia que se afianza y se nutre con la periodicidad y alternancia en los cargos públicos. Vemos con preocupación el interés del gobernador por instalar el tema de la reforma constitucional el próximo año. Y si la Legislatura no tiene un equilibrio de fuerzas, las pretensiones de Morales podrían llegar a cumplirse, con el tremendo daño que le significaría esto a nuestro sistema democrático”, acotó.